CONSEJOS BÁSICOS EN LAS COMIDAS

1. Evitar mezclar alimentos de naturalezas muy diferentes y que sean incompatibles digestivamente o, como mínimo intentar acompañarlos con verduras y ensaladas que son ricas en fibra y favorecen las digestiones.
2. Comer cada día una cantidad equilibrada de alimentos crudos y cocinados.
3. No comer con estrés sino con tranquilidad ensalivando y masticando bien los bocados, “es preferible comer menos y bien comido, que mucho y engullido”.
4. Comer con la espalda erguida para favorecer las funciones del estómago, ya que con la espalda encorvada hacia delante los músculos del abdomen que controlan las secreciones de ácidos no hacen sus funciones adecuadamente.
5. No beber el agua durante la comida y nunca tomarla demasiado fría, mejor tomarla unos 20 o 30 minutos antes de empezar a comer.
6. No desayunar inmediatamente después de levantarse ni acostarse inmediatamente después de cenar.

Pautas básicas para las comidas

7. Adecuar la cantidad de comida que ingerimos a nuestras necesidades reales y a nuestro gasto de energía y evitar llenar el estómago más de un 70 u 80% de su capacidad, ya que nuestro sistema digestivo no está preparado para digerir adecuadamente ingentes cantidades de alimentos.

8. No tomar los postres después de la comida o cena. Acabar las comidas con un postre es uno de los hábitos de alimentación más enraizados pero también uno de los peores, sobretodo cuando el postre es un helado frío hecho a base de lácteos y azúcar. Podemos tomar fruta de postre ya que es fácil de digerir.
9. Permitir la salida del aire deglutido durante las comidas, disimuladamente eso sí, pero sin reprimirse, ya que de lo contrario ese aire puede perjudicar la digestión y provocarnos trastornos como hipo, gases intestinales posteriormente, etc.
10. Reducir el consumo adictivo de ciertos alimentos como el pan, que está incluido habitualmente en gran cantidad en todas las comidas y que ralentiza las digestiones, o como el azúcar blanco y la sal refinada, con los que edulcoramos casi todo lo que comemos, enmascarando así los sabores originales de los alimentos y reduciendo por ello la sensibilidad de nuestro paladar tanto a estos como al resto de sabores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s